Una etiqueta de madera hecha en Francia para bolsos y mochilas

La novedad de la semana

El mes pasado, fue la vuelta al cole(¡Si!) !
Una temporada de regreso a la escuela que, como el año 2020, es un poco especial y muestra la importancia de las medidas sanitarias. En este contexto, es más necesario que nunca identificar adecuadamente el material escolar de los niños. Así que, para facilitarte las cosas, el equipo de Petit Fernand ha pensado en ti y añade etiquetas para mochila de madera de haya del Jura a su colección de etiquetas autoadhesivas, etiquetas termoadhesivas personalizables para la ropa y adhesivas para objetos ¡y todos sus otros productos personalizados! ¡Perfecto para que los niños estén listos para el nuevo año escolar!

Una vuelta al cole mas tranquila con mochilas que se pueden identificar.

Una pequeña anécdota… ¿Tal vez ya has experimentado la misma situación?

Todo comenzó una noche cuando llegué a casa de la escuela. Lola llega corriendo, orgullosa de su última buena nota con su cara resplandeciente, signo de un hermoso día en la escuela. Charlamos unos momentos con los otros padres antes de coger nuestras bicicletas para ir a casa y poder merendar en familia. De camino a casa, nos cuenta su día: el durísimo ejercicio de matemáticas, su gran juego de canicas en el recreo, por qué se había enfadado con Gabriel (¡de todos modos yo tengo razón!), y sobre todo, lo encantada que estaba con la nota que obtuvo en su última evaluación (“¡incluso Amélie obtuvo una nota más baja, ya te puedes imaginar!”). Cuando llegó a casa, corrió hacia la entrada y abrió su bolso, deseando mostrarnos la famosa nota. ¡Y ahí… drama!: Lola había intercambiado su mochila con Pauline.

“No entiendo cómo sucedió…”

Bueno, mi querida Lola, ¡tú y Pauline tenéis los mismos gustos!

Imagina que la historia se resolvió: contactamos a los padres de la pequeña Pauline y procedimos a intercambiar las mochilas.

¡Una aventura que parece bastante particular pero que – al final – ocurre más a menudo de lo que se podría pensar!

Así que ahí lo tienes. ¿Cómo distinguir dos mochilas idénticas entre sí y encontrar las cosas de su hijo?

Para las actividades extraescolares, existe el bolso de algodón personalizable, pero puede que no sea adecuado para su uso como mochila escolar. Así que, para el nuevo año escolar, nos enamoramos de la última mochila escolar de moda, la que Lola quería ab-so-lu-ta-mente. No las cambiamos todos los años, así que la mochila es su accesorio de moda. El accesorio que ella elige como una mayor. Lo que, por supuesto, puede llevar a situaciones, como la descrita anteriormente. De aquí surgió la idea: nosotros, que etiquetamos todo el material escolar (desde lápices hasta cuadernos, tijeras, tubos de pegamento y otros accesorios), ¿por qué no etiquetar la mochila escolar? Así que sí, pensamos en las etiquetas de dirección autoadhesivas que usamos para etiquetar las maletas. Pero al final, nos pareció que no se veía bastante. Sobre todo, porque Lola ya ha empezado el primer curso de primaria, pero su hermano pequeño todavía está en el parvulario – y a esa edad, cuanto más visibles sean las etiquetas, ¡mejor!

Así comenzó una larga fase de reflexión: sobre la etiqueta que queríamos, su material y su tamaño. Después de varios meses de pruebas (hubo muchas), llegamos a la etiqueta para bolsos y mochilas escolares. Si vas a ver la descripción del producto (¡quizás ya has pedido el tuyo!), verás que es 100% hecho en Francia. Esto era muy importante para nosotros. La etiqueta de la mochila escolar está hecha de madera de haya certificada PEFC del Jura. Seguramente ya habrán oído hablar de él: el PEFC es sencillamente el “Programa para el Reconocimiento del Sistema de Certificación Forestal”; una certificación forestal privada que garantiza la gestión sostenible de los bosques. Así, la etiqueta de madera tiene un impacto ambiental reducido: por cada árbol talado, se plantan más. Un producto hecho en Francia y eco-responsable, qué bien, ¿no? Consumo responsable: ¡uno de nuestros pequeños gestos por el planeta!

Este nuevo año escolar, Lola lo hizo con su material escolar etiquetado, su lata personalizable (decidió que era demasiado mayor para la cantimplora) y su fiambrera personalizada; todo en su hermosa mochila escolar de moda, identificada con una etiqueta de madera… ¡sobre el tema del unicornio!

Una vuelta al cole mas tranquila con mochilas que se pueden identificar.

Y tú, ¿cómo fue tu vuelta al cole?