Fan de los piratas

La novedad de la semana

¡Al abordaje! Desde la Isla del tesoro hasta Piratas del Carbe, los saqueadores de los mares siempre han formado parte del imaginario de los niños. Sus historias inspiran: aventura, libertad cofres llenos de oro, tesoros escondidos en islas, damiselas en apuros… ¡Todo muy atractivo para los pequeños marineros de aguas dulces!

Hoy la tempestad acecha, no es buena idea salir a navegar. Tu pequeño pirata no está muy contento y parece dispuesto a batirse en duelo: es hora de coger el timón y transformar a tu pequeño marinero en todo un capitán.

Lo mejor es empezar por la vestimenta: rápidamente creamos un disfraz con un parche para el ojo y un sombrero de pirata casero, una camisa o camiseta y un gran cinturón, ¡ listo !

¡Una vez vestidos, tus pequeños marineros van a conquistar grandes tesoros con su barco pirata a fabricar!
Y porque un pirata nunca sale del puerto sin su botella de ron, no olvides la cantimplora isotérmica en el bolso de tus pequeños Jack Sparrow.
¿Los trayectos son un poco largos? ¡No problema, hemos pensado en todo: puedes descargar nuestro nuevo cuaderno de viaje para los piratas impacientes!
Tus peques van a poder divertirse con el juego de las 7 diferencias, el laberinto del tesoro, ¡y muchas otras sorpresas!
Ahora… ¡es hora de desfogarse! Haced en casa un derriba-pirámides pirata y estableced las normas del juego: el perdedor deberá recitar el alfabeto… ¡al revés! Para dejar lugar a la revancha, proponemos otro juego: una batalla naval especial con galeones y navíos.

¿Tu pequeño pirata tiene hambre después de estar jugando? También hemos pensado en la hora de la merienda: ¡receta de barquillos de fresa, fácil de hacer en familia! Si sobran algunas, lleva las para la merienda en la nueva fiambrera pirata.

Para hacer tiempo mientras la merienda está en el horno y adornar la bebida del capitán, solo necesitas un celo, tijeras y nuestra plantilla descargable gratuitamente para hacer unas chulísimas pajitas de pirata.

Como broche final a la jornada marinera, desenfundar los lápices y rotuladores para aprender a dibujar un pirata, un barco o un loro. ¡Tus pequeños artistas también podrán inspirarse de los dibujos de su taza pirata preferida!

Y para que el juego no quede en nada, ¡podéis crear vuestro propio código pirata con normas del día a día! Como por ejemplo: “Un buen pirata SIEMPRE se lava los dientes antes de irse a dormir”. ¿No es mala idea, no? 😉

Por último, ¿por qué no marcar la ropa y las cosas del pequeño Sparrow usando etiquetas personalizadas con ilustraciones de pirata? Al fin y al cabo, ¡al capitán lo que es del capitán!

¡Listo, aquí un pequeño pirata preparado para emprender nuevas hazañas!